Innovadora medida para reducir el dioxido de carbono del aire.

Innovadora medida para reducir el dioxido de carbono del aire.

Noticias

Innovadora medida para reducir el dioxido de carbono del aire.

Lackner es el director del Centro de Emisiones Negativas de Carbono de la Universidad Estatal de Arizona y un líder académico que será uno de los campos más importantes del futuro: la captura de carbono. Lackner está trabajando para construir máquinas capaces de capturar y almacenar dióxido de carbono en el aire, un proceso llamado secuestro de carbono. Si bien la mayoría de las políticas climáticas se centran en reducir las futuras emisiones de carbono mediante la sustitución del consumo de energía de combustibles fósiles por energías renovables sin carbono o incluso energía nuclear, Lackner apunta a reducir los niveles actuales de dióxido de carbono directamente succionando el gas del aire. Si se puede hacer, y si se puede hacer de manera asequible, sería nada menos que un milagro tecnológico. Y como dice el propio Lackner, estamos en el punto donde necesitamos milagros.

Pero si la invención de Lackner funciona, podríamos reducir los niveles de carbono, tal vez más cerca de las 280 ppm originales, incluso si resulta política y tecnológicamente difícil reducir las emisiones de carbono del consumo de energía.

En 2011, un equipo de expertos informó que extraer CO2 del aire costaría $600 por tonelada, lo que haría que la factura de capturar los 37 mil millones de toneladas de CO2 emitidas en 2017, por un año, fuesen $22 billones o más, una cuarta parte del PIB global total. Pero se están haciendo progresos: en junio de 2018, un equipo de científicos de Harvard y la nueva empresa Carbon Engineering publicaron investigaciones que indican que podrían reducir el precio de capturar una tonelada de CO2 a entre $94 y $232. Eso significaría que podría costar entre $1 y $2.50 capturar el CO2 generado al quemar un galón de gasolina. Lackner cree que, si pudiera hacer funcionar 100 millones de sus máquinas de captura de carbono, podría reducir los niveles de carbono en 100 ppm, sacándonos de la zona de peligro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.